Servicios Generales Bursátiles S.A. de C.V.Su mejor alternativa de inversión

Fondos de inversión superan riesgo

Aunque la actividad bursátil y financiera en general en El Salvador experimentaron una fuerte caída en lo que va del año por la paralización de la actividad productiva, los fondos de inversión no solamente muestran una sana resistencia al contexto, sino que, además, no se han visto afectadas en sus tasas de rentabilidad por el riesgo país en los últimos meses.


Según datos de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), a julio, el patrimonio de los fondos de corto plazo ascendía a un total de $119.4 millones, lo que significa un crecimiento del 104 % ($58.5 millones) comparado a julio del año pasado. En cuanto a los fondos de inversión de mediano plazo, pasaron de $17.5 millones del año pasado a $25.3 millones (un 44.5 % más).

En el país operan tres gestoras de fondos de inversión: SGB, Banagrícola y Atlántida Capitales. De estas, SGB es la de mayor peso pues con datos hasta agosto, cerraron con $59.67 millones en el fondo de corto plazo y $15.46 millones en el de Plazo 180 días, haciendo un total de $75.14 millones, entre más de 1,555 clientes.

Julia Castaneda, gerente general y administradora de Fondos de SGB, dice que ven con buenos ojos un crecimiento en la industria de fondos de inversión, donde, principalmente, han crecido los fondos de corto plazo en el mercado.
“Vemos el cambio en el patrón de ahorro-inversión de las personas y empresas donde ponderan positivamente poder tener acceso a inversiones que tengan liquidez inmediata”, afirma Castaneda.

Las administradoras de fondos coinciden en que durante los primeros meses de la pandemia los rescates o salidas de clientes fueron frecuentes, sobre todo entre marzo y abril, ya que los inversionistas buscan, ante momentos de incertidumbre, refugiarse en productos de corto plazo, donde prevalece la liquidez inmediata.

Normalmente, cuando se enfrentan crisis económicas, los inversionistas tienden a replantear sus estrategias y colocar una buena parte de sus recursos en instrumentos que ofrezcan una mayor seguridad y alta liquidez, como parte de sus medidas prudenciales que les permitan tener mayor disponibilidad ante los escenarios adversos que se puedan afrontar.
Castaneda cree que los dos cambios más relevantes entre los inversionistas  son un movimiento de clientes a un producto más liquido y hay más conciencia  de poder contar con un fondo de emergencia que permita afrontar enfermedades o imprevistos como los derivados de la pandemia, “como un colchón de ahorro-inversión para dar cierta seguridad” a las familias.“Haciendo un balance, éste resulta positivo para todos nuestros activos bajo administración, ya que la confianza en nuestros fondos y en la marca Atlántida, se ve reflejada en las cifras que nos respaldan. El partícipe ha sido muy cauto en aumentar sus inversiones en los fondos, algo usual en situaciones como la que nuestro país y el mundo está pasando”, opina Mayora Re.

En cuanto a las tasas de rentabilidad, pese a que el riesgo país de El Salvador ha incrementado por su elevado nivel de endeudamiento, los fondos que operan no se han visto afectados por este tema.

Se considera que la rentabilidad de los fondo de inversión ha sido bastante “estable ” a lo largo del año, debido a que los rendimientos dependen directamente de los activos en los cuales se invierte, y en este sentido, la concentración de los mismos se ha mantenido mayoritariamente (por políticas de riesgo de cada institución) en depósitos bancarios e instrumentos de renta fija de corto plazo, emitidos localmente y no poseen exposición directa a títulos de riesgo soberano; lo cual hace que la volatilidad del portafolio sea muy baja.

“Los fondos de inversión Atlántida, reportan la mejor rentabilidad de la industria de fondos en El Salvador. Asimismo la más baja volatilidad en sus retornos, posicionándonos además con la mejor ficha técnica, lo que, aunado al excelente servicio prestado, nos han permitido crecer ”, manifiesta Mayora Re.

Sin embargo, siempre se están realizando monitoreos diarios de las condiciones del mercado y de los emisores de la cartera para mantener un balance adecuado entre la rentabilidad y el riesgo de los fondos.

Así, por ejemplo, la tasa de rendimiento de los fondos de corto plazo rondaba entre el 1.7 % y 3.3 %; y en lo de mediano plazo era entre 5.1 % y 5.3 % a julio. Y estas sí han experimentado una ligera disminución en promedio como resultado de una política de liquidez más conservadora que permita tener efectivo suficiente para hacer frente a las necesidades de los clientes.

Por el momento, las gestoras consultadas afirman de que no existen planes concretos de lanzar en el corto plazo nuevos fondos al mercado salvadoreño y más bien se enfocarán en potenciar los ya existentes.

“No existen planes para este año pero sí nos gustaría poder lanzar un fondo que complemente la gamma actual que ofrecemos desde la Gestora, dice Castaneda.

Para cierre de 2020, en SGB esperan llegar a manejar un patrimonio de $80 millones entre ambos fondos de inversión, donde el crecimiento más importante vendría del fondo de corto plazo.

“Por el momento Atlántida Capital se concentra en crecer a través de los tres fondos de inversión que administra, ya que aportamos soluciones de inversión, para cada tipo de cliente, ya sea este de perfil conservador, con el fondo de liquidez o de perfil moderado, con los fondos de crecimiento e inmobiliario”, asevera Mayora Re.

El gerente de Atlántida Capital dice que las proyecciones de crecimiento en clientes y activos y atendiendo la situación actual es “optimista”, esperando que los fondos administrados superen los $35 millones en 2020.

Si bien la actual coyuntura, ha sido favorable para el crecimiento en cartera de clientes y activos para estos actores del mercado, el momento que atraviesa la economía hace difícil predecir el impacto a largo plazo que tendrá.

Uno de los factores que esperan influya  en el acercamiento de nuevos inversores es que las personas pueden ingresar a los fondos abiertos con cantidades que van desde los $200, en el caso de Banagrícola.

“Nuestro mayor compromiso es continuar manteniendo una tasa competitiva dentro del nuevo contexto que vayamos afrontando, siempre bajo la óptica de solidez del portafolio que gestionamos; lo cual, indudablemente, permitirá continuar potenciando el crecimiento de nuestro fondo”, afirma Martínez.

 

Escrito por:  Rosa María Pastrán

Tomado de: laprensagrafica.com