Servicios Generales Bursátiles S.A. de C.V.Su mejor alternativa de inversión

El Salvador: inversionistas tienen más opciones

A medida se ha ido dando el cambio generacional y hay acceso a más información, los inversionistas de Centroamérica se muestran con un mayor interés en opciones de inversión dentro de los mercados de valores locales e internacionales como un medio de rentabilizar sus patrimonios familiares o institucionales.

De acuerdo con diversos expertos de casas corredoras de bolsa en la región, en los últimos años se han dado cambios en el apetito o intereses de los inversionistas por diversos factores.

Jorge Vallarino, vicepresidente de Finanzas de MMG Bank, expresa que luego de la crisis económica internacional de 2009, las tasas de interés bajaron bruscamente, y entonces sucedieron dos cosas: primero, los inversionistas privados le tomaron temor a los productos estructurados muy sofisticados o con condiciones para percibir la rentabilidad (por ejemplo, acciones de una empresa que dependían de mantener su valor en bolsa para pagar rentabilidad) y perdieron el apetito por estos instrumentos.

"A los que tuvieron mala experiencia con estos instrumentos y que fueron muchos, ahora buscan cosas más sencillas. Otros continúan porque consideran que fue algo específico de aquel momento", dice Vallarino.

Otro factor que produjo cambios en el comportamiento es la tasa de interés baja en los bonos por un largo periodo, ya que eso empujó mucho a que los inversionistas se acercaran al mercado privado ("private equity") mediante gestores en Estados Unidos y otros países desarrollados que levantan capital para colocarlo en empresas con rentabilidad de hasta el 20 %, cosa que antes no se daba tanto. Esto lo hicieron para complementar a los instrumentos de renta fija.

"Toda esa liquidez que en su momento se pudo haber colocado en el mercado centroamericano se fue para otros países", lamenta el representante de MMG Bank.

A juicio de Vallarino, ahora el inversionista panameño es muy atraído por la tasa, le gusta la que genera buena rentabilidad y paga su flujo de caja de manera regular, aunque también le gustan las acciones de empresas locales e internacionales que pagan muchos dividendos, hay un buen balance.

Sofisticados

En el caso de la plaza salvadoreña, Patricia de Magaña, gerente general de SGB Casa Corredora, señala que los inversionistas locales se van volviendo más conocedores y de gustos más sofisticados, por lo que van construyendo su portafolio considerando todas las recomendaciones que los asesores bursátiles les hacen, como no tener un porcentaje demasiado alto de un solo emisor, manejar diferentes plazos y países, y tener un rendimiento promedio atractivo.

"El mercado integrado con Panamá y los títulos internacionales inscritos vienen a complementar al mercado local. Nosotros manejamos alrededor de siete emisiones bastante constantes y los clientes disponen de suficientes opciones, impulsado por el papel bursátil que tiene la ventaja de ser rotativa las emisiones, hay buenas calificaciones de riesgo y los plazos adecuados", apunta De Magaña.

Por su parte, Cristina Masís Cuevillas, CEO de Mercado de Valores Grupo Financiero de Costa Rica, señala que los inversionistas institucionales han venido realizando esfuerzos en una mayor profesionalización de la práctica, con necesidades de búsqueda de opciones de inversión con el objetivo de diversificar sus estrategias y gestionar los riesgos. Esto ha implicado moverse hacia mayores niveles de sofisticación y capacidades de gestión.

"Por otra parte, las personas naturales, dueños de patrimonios familiares, enfrentan un mundo más complejo que los ha obligado a buscar opciones de inversión y se caracterizan por buscar empresas y asesores de su confianza que entiendan sus necesidades, su perfil de riesgo y así ofrecerle soluciones a su medida", dice.

Sin embargo, un problema que existe en el mercado costarricense es que la oferta local "es muy limitada", donde en el mercado primario y secundario se concentra en más del 90 % en bonos gubernamentales, seguido por un mercado de corto plazo como los bancos y posiciones de reportos.

Es por ello que el inversionista debe buscar una diversificación geográfica con opciones fuera de la frontera.

Lo que viene

Como se dijo al principio de este artículo, los mercados e inversionistas son cambiantes con el transcurso del tiempo y esta evolución continuará impulsada por la llegada de instrumentos innovadores.

Aunque los expertos consideran que las deudas soberanas de la región (especialmente las de Costa Rica y El Salvador) seguirán generando mucho volumen en los mercados, dada la alta tasa de retorno que pagan, también nuevos tipos de emisiones irán ganando terreno.

Por ejemplo, en el mediano plazo, Vallarino cree que los bonos verdes y sostenibles "van a tomar mucha relevancia" porque estarán disponibles los primeros de su tipo en Panamá y Costa Rica y los inversionistas se verán atraídos. De hecho, en MMG Bank dicen que ya están bastante avanzados para hacer una emisión con un cliente regional, aunque no quiso adelantar montos ni fechas.

En el caso de la plaza costarricense, la CEO de Mercado de Valores del Grupo Financiero afirma que a escala local los fondos de inversión inmobiliarios serán una opción cada vez más importante para el cliente que busca un ingreso periódico en sus portafolios.

La apuesta que De Magaña, de SGB, hace para innovar el mercado de valores de El Salvador será a través de los fondos de inversión.

De hecho, a mediados de agosto esta compañía (por medio de su brazo gestor) haría el lanzamiento de un nuevo esquema (el tercero de los que ya tienen) que abrirá la puerta a inversionistas en pequeño, especialmente jóvenes, para que se incorporen.

"El gran reto es hacer que todo lo bursátil llegue a más sectores de la población y no se crea que solamente es para las grandes instituciones y se puede hacer de una forma conservadora para ir conociéndolo. Esto provocará que haya más emisores porque se venderá más rápidamente y con mejores condiciones", dijo De Magaña.